2 de junio de 2011

Sigo

Corro. Corro
Corro un poco más.
No llego, me apuro, corro.
Me canso, me descalzo.
Descalza en el mosaico. Frío
Descalza con medias.
Sigo
Camino
Zapatillas. Corro otra vez.
Zapatos. Me aprietan.
Tacos altos, me lastiman. Me duele.
Curitas, mas curitas. Se salen, las vuelvo a poner.
Me curo.
Me calzo una vez más.
Sigo.
Subo escaleras con tacos, escalones de dos en dos. Sola. Lento.
Bajo en ascensor. Sola. Rápido.
Salto un pozo.
Caigo en otro. Me arrastro. Trepo. Salgo.
Sigo.
Botas chicas. Me aprietan. Disimulo. 
Sigo
Ojotas. Me resbalo una vez. Me resbalo dos veces, tres...
Pero sigo.
Camino. Camino. Troto.
Tomo confianza otra vez.
Vuelvo a correr. 
Cinta fija. Circulos perfectos.
Llueve. Botas de lluvia.
Zapatillas nuevas. Arranco una vez más.
Sigo
Corro, troto, camino. Más circulos.
Baldosa floja. Tropiezo, ahora no caigo.
Sigo.
Arranco.
Pantuflas. Noche sin estrellas, pies en alto.
Zapato cerrado.
Zapato con talón y sin puntera.
Sandalias.
Taco aguja.
Camino.
Me adapto.
Me camuflo.
Me reinvento.
Hay veces que quisiera dormir una eternidad, pero 
Sigo.



5 comentarios:

El peor dijo...

De que escapa mariposa?

Augusto dijo...

Para que correr tanto, no ves que te perdes la belleza del camino?

Morella dijo...

Ay, mi alocada y ansiolítica amiga! Deja de correr-te! Disfrutá más de andar descalza, cómoda, sin presiones... Dale que Brasil 2011 again nos espera! =)

Besos!

la maga dijo...

haciendo camino al andar

diego dijo...

vertiginoso.