21 de julio de 2011

Hablando de Pelotudos_Parte V

Pelotudo #9: Pelotudo Optimista: él cree que no es Pelotudo


Lo conocí en una etapa que debo reconocer, no tenia mucha onda para nada, pero quise darme la oportunidad de intentar conocer a alguien, pensé que tal vez me podría llegar a  sorprender… y Oh, sí que quedé sorprendida!…

Antes de salir, ya me llamo la atención y no gratamente, que este muchacho de 27 años, abogado, con un master y dando sus primeros pasos en la política,  mechara cada 2 palabras,  la palabra “cucharear”. Sí, así como se los cuento…
Acá van un par de ejemplos de intercambios opiniones:

_Que frío que hace!
_Esta para cucharear!

_Tengo muchas ganas de tomar café!
_Yo tengo muchas ganas de cucharear!

_No soy de las mujeres que aman el invierno, la verdad que quedo toda la vida con el clima primaveral, me gusta más el calor.
_A mi el invierno me encanta! Es para cucharear!!

Ese es solo el comienzo….

Primer cita, me invita a tomar algo, después de cambiar el día y horario del encuentro varias veces, justo cuando me estaba por terminar de aburrir, se decidió y nos encontramos.

Me mira, me saluda, y la primer frase después del “Hola como estas?” Fue la siguiente:

_ Pero tenés un re lomazo!

Esto automáticamente me remitió que me había mirado más el culo que los ojos, por lo que me puso un tanto incomoda.

Después de sentarnos y charlar sobre algunas cosas… lo que mas le copo de mí, fue que tuviera un perro boxer  y que me gustaran las películas de ciencia ficción.
Del resto de las cosas que a mi parecer eran más profundas e importantes, parece que no se percató.
_”Como te banco que tengas un perro boxer y te guste la ciencia ficción!”

Atónita termine esa primera cita. Debo decir que cuando salimos del bar, me dejo pasar primero. Ya por el primer comentario que me había hecho, no pude atribuirle ese gesto al simple caballerismo que podría surgir de su persona, sino mas bien, asumí que quería mirarme un rato más y mejor el culo.

Me alcanzo hasta mi casa, cuando lo voy a saludar, directamente me da un beso… Me sorprendo, pero lo dejo.
No hago más que entrar a mi casa, y me manda el siguiente mensaje de texto:
_Me encantó salir con vos, me quedé con ganitas de más… Ahh, me encantó el tatuaje que se dejo ver en tu cintura!!

No quedaban dudas, este Pelotudo,  no paró de mirarme el culo, porque si tarde 3 segundos en bajar del auto como mucho, cuánto se me puede haber llegado a correr la remera para que el viera mi tatuaje?

En fin, después de esa salida, el se demostró digamos que “interesado” (no puedo decir con exactitud si por saber un poco mas de mi, o por ver mejor mi tatuaje) pero me llamaba, se acordaba mis tareas diarias, por lo tanto me preguntaba como me había ido en tal o cual cosa… Un fin de semana, estuve enferma y él estuvo muy atento preguntando si necesitaba algo y siguió por medio de llamadas y mensajes mi mejoría. Esto último hizo que lo viera un poco menos pelotudo, o capaz fue que la fiebre del fin de semana que había hecho bajar las defensas, pero sentí que tal vez había sido muy apresurada en encasillarlo en la lista de “Pelotudos” y accedí a salir unas veces mas…

La charla personalmente era mucho mejor que por teléfono y por chat. Si eliminábamos la palabra “cucharear” y el constante “como te banco” ante cosas superficiales, hasta les podría decir que parecía interesante… Lastima que mi débil intención de interés fue aniquilada en el primer encuentro sexual.

En pleno momento de conexión, empieza a aminorar el ritmo, es ahí cuando intento demostrarle que no hacia falta porque iba bien… Al darse cuenta de esto, hace una pausa, me mira fijo a los ojos y dispara:

_“Chst, chst, chst! Acá manejo yo!

Increíblemente Pelotudo! “Acá manejo yo”…No podía creer la impunidad que tuvo para arrojar semejante frase… y la mirada, y el Chst chst chst! 
Anonada e intrigada después no pude evitar preguntarle acerca de la frase desafortunada…

_Explicáme cómo es eso de “chst, chst, chst, acá menejo yo”?
_Sí, al menos así quiero que sea las primeras veces.

Sin comentarios, no hay nada que agregar excepto que esa primera vez había sido la última.
Y sí; definitivamente lo dejé manejar tranquilo, es más, todavía debe estar manejando por ruta desconocida, hacia un lugar muy lejos de mí…
Nunca más acepte sus invitaciones a salir.
Chst Chst Chst Pelotudo!







19 comentarios:

Sandra dijo...

Me hiciste reír Mariposita.

El que fuera abogado y que tuviera un master en pelotudex no significa nada; los títulos, la mayoría de las veces, son premios al esfuerzo que hizo la persona, pero no es un indicio de inteligencia ni de capacidad. Acá quedó demostrado no?

Esperemos que no le haga "chst, acá manejo yo" a la gallega del GPS.. no sea cosa que termine yéndose a la mierd.. :)

Saludo

Dany dijo...

A la pelota. Hasta el chst chst...le daba algo de crédito....poco pero quizá en el sexo repuntara. La cagó.
Pelotudo importante, andá a manejar los platos!! Un beso.

la maga dijo...

jajaja, la pelotudez humana no tiene límites
chst! chst! ahi mismo se te seca...

guille dijo...

Yo no tengo tanto exito.

Y mi mama me aseguro que no soy pelotudo.

Corroborado por mi abuela la ciega, que añade que soy guapisimo.

¿Quedamos?

El peor dijo...

La idea fija es poco..
a mi tambien me caen mal esas personas que enfatizan actividades de lo mas banales como si fueran actos heroicos.. tanto como aquellos que tienen preferencias fudamentalistas para con pelotudeses como una marca de gaseosas..
En otro orden de cosas, a mi me mordió un boxer una vez y les tengo un poco de miedo a los perros.. pero me caen bien.
No puedo explayarme mas acerca de la innegable estupidez de este caballero...

Beso!

Etienne dijo...

Aparte de pelotudo, oligofrénico!
Ni se dio cuenta de nada, le pasó el tren por al lado (vos no, vos estabas bien ahi...) y ni se dio por aludido.
Gil!

Romanticotica Incorrecta dijo...

Jajajaja hombres hombres hombres!!!
No soporto esos complejos de superioridad!


Me reí mucho con tu relato!! =P Y que no vuelva a pasar!
¡Saludos!

A.Torrante dijo...

Por fin conocimos al "chst chst"!! jaja!
Pero Mariposa, este post sólo demuestra, que hasta el más pelotudo coge/garcha, aunque sea UNA sola vez, si tiene algo de pinta, chamuyo y "se banca un boxer" :-)

Leo Mercado dijo...

JUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!
Aguanten las minas como vos. Por culpa de esos PELOTUDOS, muchas creen que todos los hombres somos iguales.
MUERTE YA A LOS PELOTUDOS!!!!!!!

Juan Ojeda dijo...

Lo que se dice un pelotudo a cuerda; buenísimo lo del chst,chst... Coincido con El Peor en lo de los gustos fundamentalistas tipo Coca/Pepsi...

Y me queda como pensamiento, cuan dañina puede ser la pelotudez; ese tipo llevaba un "Enola Gay" en las neuronas.

Saludos

El Escritor dijo...

jajajajajajajajajaja

Adriana dijo...

jajjajaja I LOVE IT jajajaaja




qe pelotudo >-< Pueeeeej S:

Pablix dijo...

INCREIBLE historia!!!

Solo pense que pasaba en las peliculas...

Saludos :)

TORO SALVAJE dijo...

Jajajajjaja

Que siga manejando...

Saludos.

Espérame en Siberia dijo...

¡Jajajajaja! Buenísimo. ¡Bravo!


Besazo.

Daniel Shields dijo...

Dios bendiga a estos pelotudos. Creo, y esto puede ser muy subjetivo, que es el pelotudo más pelotudo de todos tus pelotudos.

Jajajaja sigo riendo jajaja.

Magic Woman dijo...

jajajajaj por Dios, ame toparme con este blog, lo que me reí con esto, no puedo explicarlo jajajaj.
Seguire viniendo a leerte, muy bueno este blog!

Pablo Gungolo dijo...

muy divertido, el relato. Saludos.-
Pablo

LA NOVIA dijo...

-“Chst, chst, chst! Acá manejo yo!

Es una frase que definitivamente a mí me la baja... Ya no podría ni coger si me sale con una de esas, será que me gusta tanto manejar a mí???